La identidad es algo que nos acompaña todos los días de nuestra vida, y para los que son buenos emprendedores, este concepto se transmite de la misma manera: nuestra imagen debe transmitirse a nuestra empresa. Es genial entrar en este tipo de debates porque hay mucha tela que cortar y, por ejemplo, con respecto a los derechos de autor, existen personas que están a favor por razones obvias; debe haber una especie de reconocimiento al trabajo antes de que otra persona se apoye en él para hacer sus propios trabajos o tener un beneficio, no obstante, otras personas dicen que no debe haber problema (tournevis electrique) en que se comparta el trabajo personas sin ninguna restricción. ¿De qué lado te encuentras?

La imagen sí tiene un factor importante, y poco a poco fue pasando de algo de valor personal a asunto totalmente comercial. La imagen juega un papel fundamental para las empresas hoy en día, y esto va más allá de lo que creemos. Los logos y emblemas de las industrias o marcas tienen un significado que, más allá del propósito inicial que es ‘ser impactante para el público’, se relaciona con un tema de único y diferente, por tal motivo, sus diseñadores dan lo mejor de sí para aportar al público algo que no hayan visto nunca, productos que sean únicos, formas de trabajo innovadoras, y es por esa misma innovación, que requiere constancia y creatividad, que es considerado injusto que otra persona o marca copie en un dos por tres lo que a otra persona le costó mucho esfuerzo crear.

Los problemas reales van dirigidos al tema de ‘hacer todo de la forma fácil’, y es lamentable que las leyes para fortalecer a los derechos de imagen y de autor no sean tan eficientes en algunos países.

EL DERECHO DE AUTOR: UN DERECHO HUMANO

Este es un concepto que va desarrollado a la integridad moral de las personas, por lo que vemos perfectamente que una empresa, el arte, y todo que provenga del humano tiene una particularidad de pertenencia, la cual debe ser profundamente respetada. Así de extenso puede ser este tema, que ha habido una cantidad enorme de juicios y demandas por cosas como ‘utilizar una melodía muy similar en una canción’, ‘emplear recetas iguales en postres’ e incluso, que una empresa y otra tengan uniformes con el mismo color.

El negocio con las franquicias tiende a ser imagen igual a ventas, de hecho, la fácil expansión de estas marcas luego de ser un punto de referencia para los usuarios se debe a los comentarios positivos que se han hecho acerca de las mismas, o sea, se ha vendido la imagen – expertenbois. En estos casos, el dueño de la marca es el que tiene todas las de ganar: él trabaja con su marca y hace préstamos a los franquiciados para que ellos a producir ganancias utilizando la imagen del dueño auténtico. Imagina ahora el problema legal que alguien puede tener si solo monta un negocio con el nombre de la marca original sin pagar un solo euro para pedir siquiera permiso.

Las restricciones son muy grandes, sin embargo, hay personas que le pasan por alto a estos detalles y viven de actos ociosos como la piratería y reproducción de réplicas.

Cuida tu imagen y haz de tu marca algo que te represente al 100%. Respeta el trabajo y esfuerzo de los demás y ayúdate a crecer.