“Los ricos están completos” es un dicho muy común entre los estratos sociales más bajos o la clase media baja. Pero ¿qué tanta certeza hay de ello? ¿en realidad ya los ricos están completos? A simple vista luce como una afirmación muy pesimista y desesperanzada, que solo insinúa que la riqueza se trata exclusivamente de dinero, sin embargo, nada más lejos de la realidad que este dicho.

Sin lugar a dudas, a quien se le haya ocurrido decir esa frase debió haberse tratado de una persona negativa, sin objetivos en su vida, que no sabía cómo triunfar y no satisfecho con eso, buscó convencer a muchas personas por medio de esa afirmación de que están condenados a no tener éxito financiero y a ser un fracasado. Y peor aún, a no luchar por superarse, trazarse objetivos, tener ambiciones y aspiraciones – http://www.outilsdebarbier.com/brosse-lissante/.

Lo que sí es un hecho lamentable es que este dicho ha sido infundido en muchísimas personas y durante mucho tiempo. Cuando los seres humanos experimentan momentos difíciles en sus finanzas, cuando han experimentado fracasos en sus proyectos o siempre han vivido en condiciones precarias, es muy fácil dejarse persuadir y creerse de que no pueden prosperar. De hecho, es en nuestra mente, en primer lugar, donde somos pobres o ricos, sin importar cuánto dinero haya en nuestra cuenta.

Si te sientes identificado o alguna vez has pensado de que los ricos están completos, estás equivocado. Ciertamente, las personas adineradas en el mundo son una minoría bastante pequeña, pero esto no quiere decir que no se pueda ser parte de ese “selecto” grupo. Por otro lado, las riquezas materiales no lo es todo. La riqueza puede ser un término totalmente subjetivo. Mientras que muchos la entienden como la abundancia de recursos, capital y bienes, tarjetas de crédito sin límite, yates y mansiones, para otros se trata de paz, amor, respeto, tolerancia y humildad. Quizá esto último es lo más importante y lo que nos hace verdaderos seres humanos.

La verdad es que si perseguimos exclusivamente la abundancia de recursos, estaríamos en el camino equivocado, un camino largo, doloroso, lleno de amargura y difícil. El sendero correcto para alcanzar la riqueza es el amor al prójimo para ayudar a otros, la humildad para recordar siempre de dónde venimos, para no ser altivos y arrogantes, el respeto para no aplastar y menospreciar a otras personas y la tolerancia para convivir con los que tienen una idea de pensamiento diferente a la nuestra.

La riqueza de bienes, dinero y lujos es totalmente estéril y vana cuando está sola, cuando como seres humanos estamos vacíos: no hacemos caridad, no somos de ejemplos para otros, somos infelices y no disfrutamos de la vida. Una riqueza integral y total tiene, además de dinero, meilleure brosse soufflante, valores y humanidad, todo lo que nos hace estar felices y satisfechos con nosotros mismos. Solo cuando tenemos esto es que podemos genuinamente disfrutar del dinero y las comodidades.

La mejor herencia que le puedes dejar a tus hijos es enseñarle a cómo ser rico. Que primero se debe ser rico como ser humano, para poder disfrutar las riquezas del dinero.