Las leyes: ¿Un cercado invisible?

El secreto que tienen muchos países para mantener el orden sus sociedades consiste en la correcta aplicación de las leyes que lo rigen, el respeto de sus ciudadanos por las mismas y el buen conocimiento de sus consecuencias en caso de ser infringidas. Las leyes son mecanismos que los gobiernos, las religiones e incluso los hogares manejan para tener un control de las circunstancias, y es claro que todo esto procede de un miedo porque el caos haga presencia en los lugares donde la paz suele estar mayormente.

¿QUÉ TIPO DE CERCADO ES LA LEY?

Las leyes, según el punto de vista de las personas, pueden significar limitantes y ventajas, siendo el primer concepto algo claro: cuando en alguna constitución o manual se explican cuáles son las normativas ‘obligatorias’ que se deben cumplir, a la persona se le ponen pequeñas fronteras que no debería cruzar, y esto por lo que ya hemos explicado; esa constante búsqueda de tratar de mantener un equilibrio, el cual es sano y necesario, lo que entra dentro de la sección de ‘ventajas’.

¿Por qué hay países que cumplen las leyes de mejor forma que otros? Esto, de alguna forma, ¿se llamaría aceptación innata de cumplir las normativas? no, por supuesto que no, y lo que ocurre con esta diferencia de países no está para nada en la redacción de estos estatutos y reglamentos, meilleur meuleuse, sino en la buena, exacta, precisa y constante aplicación de las consecuencias en caso de infringirlos, lo que genera un temor en la persona que hace que se sienta alejada de cometer alguna falta, pues sabe que la justicia no tardará en llegar. Entonces, conociendo ese punto, nos damos cuenta instantáneamente que lo que afecta a los demás países no es la mala formulación de sus leyes, sino su mala (en incluso injusta) aplicación de las consecuencias.

Cuando una persona roba y no ve ninguna reacción por ello por parte de las autoridades, entonces no tendrá problema en volverlo a cometer, así cientos y cientos de leyes le digan que eso no está bien. Y cuando en los países se sabe que la justicia llega pronto, los ciudadanos van transmitiendo de generación en generación ese concepto de respeto a las leyes y las autoridades, lo cual es perfecto (y conveniente) para los gobiernos.

LAS PERSONAS ACTÚAN DE FORMA MENOS RESPETUOSA SEGÚN EL LUGAR

Ya tomamos el ejemplo de cómo esos ‘cercados de leyes’ pueden hacer que una persona haga o diga ciertas cosas en la sociedad común y corriente, pero, ante las propiedades privadas y sus leyes, curiosamente, las infracciones no llegan con la misma frecuencia, y esto porque el sistema privado tiene un control más directo que el sistema de los gobiernos, es por eso que podemos ver que la gente tiene miedo a no pagar sus mensualidades en las Universidades privadas, porque ellos no tienen apuros en no permitir la entrada del alumno en caso de que tenga atrasos con la cancelación de sus cuotas, de la misma forma, los bancos no hacen prórrogas acerca del pago de sus créditos y préstamos, y por esto, el usuario lo ve como un miedo constante: http://www.surfacelisse.com/ponceuse-excentrique/.