La vida de cualquier ciudadano en el mundo está ligada de forma intrínseca a la política, y aunque este diga no se sienta afecto a ningún partido político o algún personaje relacionado con estos movimientos, jamás podrá evitar vivir bajo sus normas, leyes o decisiones, es imposible que le dejen de afectar, ya que vive en un conjunto, dentro de una mayoría, y el concepto de política va más allá de ser seguidor de los procesos de sufragio y democracia, mítines, entre otros; esta es una definición procedente de Gracia que significa “de, para o relacionado con los ciudadanos”.

UNA VIDA REPLETA DE AMIGOS Y ENEMIGOS

La vida del político, que trabaja con campañas, procesos de votaciones, entre otros, es un tanto compleja y más difícil de explicar de lo que se cree. Una persona considerada política debe tener, como exigencia casi obligatoria, una gran comunicación y carisma para crear una relación con las demás personas, para tener contactos, seguidores, amistadas y, infuser le café, en caso de que aspire a un cargo en el futuro; futuros votantes. Es común ver a aspirantes a alcaldes, senadores, y otras posiciones, tener un contacto enorme con las personas durante sus campañas, contar con conocidos en muchos sectores de la ciudad o del estado, y eso es en parte por la cercanías que están obligadas a crearse.

La carrera política puede ser la materialización de los sueños para muchas personas, y estas suelen tener una muy buena preparación universitaria, experiencia en cargos de relevancia y gran manejo de grupos sociales, lo que nos dice que cuando tengan alguna oportunidad en un puesto de gobierno, podrían hacerlo de una forma excelente y profesional, no obstante, esto no es conveniente para los políticos rivales, quienes necesitan, no solo hacer buenas campañas y presentar buenas ideas, sino que las de su oponente no sean tan buenas como las de él ni que su imagen sea agradable para las personas, es por esto que vemos constantemente las campañas de desprestigio al rival, y así, sin que nos demos cuenta podemos ver que un mitin completo está TOTALMENTE DEDICADO a hablar cosas negativas de los demás candidatos.

UNA MALA IMAGEN SIEMPRE ESTARÁ

Las personas que piensen diferente a nosotros jamás dejarán de aparecer constantemente en nuestra vida, y en la política abundan de forma exacerbada. Y es tanto así, que uno de los primeros conceptos que nosotros manejamos de los políticos es que están ligados a la corrupción, lavado de dinero, malversación de bienes y otros casos relacionados con el dinero, y no es solo por hacer malas referencias, pero es muy común que las personas no experimentadas en el control de recursos monetarios se sientan llenos de un poder invisible que los hace creer amos y señores del dinero, y por eso (meilleur machine a café), buscan más y más, aprovechando así las ventajas y cercanía que el cargo político les otorga para hacer de estos crímenes procesos más sencillos de realizar. Así no nos demos cuenta, el poder de los políticos puede ir desde tener casas y propiedades al lado de nuestra vivienda, hasta ser ellos (y su gente) los que hacen la autorización para los préstamos bancarios.

No es una decisión desacertada, pero sí tiene muchos riesgos, y no porque no hayamos citado ventajas como las proximidades a buenos cargos, a ayudas fianancieras y sociales, las oportunidades para crecer personalmente, significa que sean imposibles de conseguir, pero estos que nombramos anteriormente son riesgos que nunca dejan de hacerse sentir y que dañan nuestra imagen. Hasta el político más honesto ha sido vituperado.